Conociendo a otros Berardinelli — 8 junio, 2017

Conociendo a otros Berardinelli

Saber que existen más personas como tu, con tu condición, que tienen tus mismas luchas, tus padecimientos, y poder compartir experiencias, tus preocupaciones y logros  a través de las redes sociales es bueno ¿imaginan cómo es personalme? Conocerlas personalmente, conversar con ellas y/o sus padres cara a cara y sentir que no eres la unica en el mundo con sindrome de Berardinelli es relmente maravilloso. Es una gran emoción que ya tuve el enorme gusto de experimentar en varias oportunidades y que ruego sean muchas más!

Anuncios
Reflexiones — 22 abril, 2017

Reflexiones

“Todo lo que tengo que decir es cuando estás enfermo de verdad averiguas quiénes son tus amigos y que realmente se preocupan por ti. Lo siento si tengo que cancelar planes, pero me enfermo de la nada. Nunca soy un 100 % bueno y nunca volveré a serlo. No puedo salir de fiesta todos los fines de semana por mi salud y no es una excusa. Es sólo mi vida. Sólo puedo hacer lo que mi cuerpo me permite hacer. Batalla constante con mi cuerpo. Realmente sabes quién es tu amigo cuando estás enfermo.” I.L.E

Vi estas palabras publicadas en facebook  y me sentí muy identificada con ellas. Describen lo que ha sido mi vida social desde que las complicaciones del síndrome de Berardinelli llegaron a mí.

No soy ni la sombra de lo que fui.   Es que La vida social se hace complicada cuando los dolores y las enfermedades aparecen de la nada. Muchos piensan que uno exagera, que son pretextos, que tratamos de llamar la atención, nos hemos vuelto hipocondriacos o simplemente nuestra mente crea dolencias acabando por enfermar el cuerpo. Creo que a nadie en su sano juicio le gusta enfermarse y tener dolores.  Por el contrario, en el caso de todos quienes padecemos de enfermedades crónicas buscamos tener vidas lo más “normales o comunes” posibles, lejos de lo que hemos vivido gran parte de nuestras vidas: médicos, hospitales, agujas y medicamentos.

No me gusta estar enferma, odio que me digan “pobrecita”, no disfruto con dolores,  ni busco llamar la atención de nadie ¿Para qué? Si ya tengo suficiente con no pasar desapercibida cuando salgo a la calle.

Nunca volveré a ser la de antes. Simplemente el cuerpo no me acompaña y es poco lo que puedo hacer contra eso. Tuve una vida prácticamente normal por varios años pero los excesos y las irresponsabilidades terminaron pasándome la cuenta más pronto de lo que esperaba. Es así como mi vida cambio completamente y todo es tan diferente a lo que había pensado que sería mi existencia. Definitivamente uno solo propone…

En estos tiempos difíciles de dolores de cuerpo y alma conocí mis verdaderos amigos, he recibido cariño de personas que ni siquiera me conocen personalmente. Es difícil ser amigo(a) mía, sobre todo porque mi vida no es fácil, en realidad nunca lo ha sido pero al menos antes me sentía bien físicamente. Son más las desventuras que las aventuras. Las personas se aburren, se cansan de escuchar tanta cosa mala, de una enfermedad tras otra, entonces prefiero alejarme del mundo. Es ahí cuando veo quienes son mis incondicionales, quienes se quedan a mi lado a pesar de todo, descubriendo mis verdaderos amigos  Muchas veces pienso que quizás no es bueno ser sincera y optar por responder bien cuando me preguntan cómo estoy, aunque me esté muriendo. Sin embargo hay cosas que se reflejan en mi rostro inevitablemente…

“Gracias a todos mis incondicionales, a los que siempre están, estuvieron y estarán conmigo en las buenas y en las malas, en la salud y la enfermedad”

 

La Leptina y yo — 21 febrero, 2017

La Leptina y yo

Tras años de lucha y esfuerzo conjunto con mi medico logré el tan anhelado tratamiento con la hormona leptina, al que lamentablemente no todos los Berardinelli pueden acceder, principalmente por su alto costo.

El efecto que ha tenido esta hormona en mi yo lo califico como milagroso, no solo por los bajos números obtenidos en mis últimos exámenes de lípidos y glucosa (nunca antes vistos en mi) sino también  por  el hecho de haber acabado con el apetito desesperante, voraz e insaciable que todos los Berardinelli sentimos y que solo nosotros o quienes padecen de algún tipo de lipodistrofia entendemos.

La vida con hambre “normal y saciable” ha sido uno de cambios positivos más marcados para mi y para los que conviven conmigo día a día. El efecto reductor del apetito provocado por la leptina fue uno de los más anciados por mi. Por más de la mitad de los años de mi vida lo busqué, luchando contra el hambre con muchos métodos para disminuirlo: Fármacos, hierbas, “secretos de naturaleza”, Reiki, Yoga, etc pero nada tuvo los resultados deseados y es que ante la carencia de una hormona en el cuerpo es poco lo que se puede hacer. No basta con la voluntad, con los consejos ni la ayuda que puedan ofrecernos los demás escondiéndonos la comida, negándonos una segunda porción o recordándonos que no debemos comer tanto, como muchos piensan..Todo esfuerzo resulta en vano sin leptina en nuestro organismo, no depende de nosotros, es ajeno a nuestra voluntad…

Sin la apetencia de comida que nos caracteriza, hasta el tiempo parece pasar más rápido. Mis ansias por la hora de la comida desaparecieron y por supuesto mejoraron glicemias, colesterol, trigliceridos y el aspecto de mi piel (desapareció la seborrea mejoró el acné) . Por primera vez en mi vida desde que fui diagnosticada con Síndrome de Berardinelli tengo trigliceridos y hemoglobina glicosilada normales, razón por la cual me suspendieron la insulina y un medicamento hipolipemiante.

Otro de los grandes beneficios de este tratamiento es que al mantener la diabetes controlada evito la progresión del daño en mis riñones y ojos producto de los persistente altos niveles de glucosa en sangre.

Los beneficios proporcionados por la leptina han sido muchos y sin duda han cambiado mi vida. El único efecto negativo que ha tenido en mi este grandioso medicamento es que me hizo perder algunos kilos de peso, pero ¿Qué importa estar un poco mas delgada si estoy más sana?

Resultados de exámenes antes del tratamiento con leptina

 Resultados exámenes con tratamiento con leptina

“Gracias a todos quienes hicieron posible concretar mi tratamiento con Leptina y a todos quienes de una u otra forma me apoyaron en la lucha. Espero que algún día todos los Berardinellis puedan tener acceso a este medicamento y que la investigación científica continúe para un día tener una cura a esta y todas las lipodistrofias”

Historia de dolor, abandono y superación — 8 diciembre, 2016

Historia de dolor, abandono y superación

Las enfermedades raras están en desamparo del interés científico, de la investigación, de las políticas de salud pública, de la industria farmacéutica, de la sociedad y con ello todos quienes padecemos de estas enfermedades, lo cual se traduce en dificultad para los diagnósticos, escases de profesionales que sepan acerca de la enfermedad, no acceder a tratamientos clínicos adecuados por falta de recursos económicos, fármacos de alto costo, prejuicios, rechazos, soledad.

Sin duda la ignorancia científica y social causa daño físico y espiritual. Necesitamos de la investigación científica, del compromiso medico, de la difusión social pero sobre todo de la empatia y la voluntad de todos para que historias como la de Patricia Karina Lucero no se repita.

“Hoy tengo 43 años y vivo en Argentina. Casi a partir de los 13 años empecé con todo lo que significa tener Lipodistrofia. Fui diabética supuestamente tipo 1. Surge a raíz de una terrible micosis genital. Mi madre me lleva a la ginecóloga y me cuestiona la especialista preguntándome si estaba embarazada por la gran panza que aun tengo. Ante la negativa de mi parte, me realiza unos análisis donde  mi glucemia es muy elevada. Sumado esto mis ciclos menstruales eran grandes cantidades y muy dolorosas. Sin saber que tenia poloquistosis ovárico. Así, comienza mi travesía de mucho sufrimiento y más anímico.  Mi madre nunca supo que tenia Lipodistrofia y ambas fuimos atendido por la misma médica de muy gran prestigio. Fue una mala medica y ambas vivimos a flor de piel esta enfermedad. Casi a los 16 años, mis triglicéridos subían y subían tanto que se empezó a notar en mi cuerpo, mas los bellos en cara y en todo mi cuerpo….

Mi cuerpo muy distinto a las demás mujeres y no entendía, el porque. Recibí las agresiones hacia mi persona y mis miedos se acrecentaron. En 1993, termine internado por una pancreatitis aguda debido a que mis triglicéridos llegaron a más de 3000. Al mismo tiempo mi madre también recaía en salud y manejaba casi los mismo valores. Fue internada en varias ocasiones, tubo un angioma en el hígado y problemas renales. Acantosis y fue perdiendo la vista, la sensibilidad, presión alta, problemas cardíacos y en el 2004 fallece por problemas de nueropatia. Nunca supo de que tenia Lipodistrofia. Durante ese transcurso, yo sufría por que me sentía y siento como algo raro. La medica que nos atendía no era buena persona, ni dedicada. Fui a un hospital donde lo único que querían sacarme fotos y hacerme tomar miles de medicamentos que no sabían para que eran. Los síntomas de esta enfermedad se propagaban, mi ansiedad por comer era terrible y me depresión por como me veía hacia al mundo, logro que dejara de tener consultas médicas. Me había cansado de que nadie me diera un diagnostico por que sabia muy bien que tenia una enfermedad rara. Peregriné por muchos doctores y me cansé. Tenia un estudio de análisis para hacerme. Tome fuerza y al tener los resultado, todo había empeorado más. La creatinina pasaba de 5 y el filtrado glomerular era del 25%. Fui al nefrólogo y empecé una dieta hipoproteica. Igualmente, en el 2012, empecé a dializar. En ese año, una doctora me dijo que tenia Lipodistrofia y cambió mi dieta y la insulina. Tenia la posibilidad de viajar a E.E.U.U. Tampoco se pudo, por que mi salud estaba muy delicado. Me dialicé tres años. En el 2015 milagrosamente fui trasplantada de riñón y páncreas. Hoy pasó un año y medio. Estoy muy feliz y estoy peleando por la Metreleptin (leptina). Ningún medico se ocupa de mi Lipodistrofia. Solo yo y necesito saber mas y comprender. Hasta ahora nadie me ayuda. NADIE NINGÚN MEDICO !!!! “

Contacto: patriciaklucero@gmail.com

 

 

Reflexiones de una Berardinelli — 19 noviembre, 2016

Reflexiones de una Berardinelli

A raiz del trato negligente frente a necesidades educativas especiales de una pequeña niña con sindrome de Berardinelli por parte de su escuela, nuevamente reflexioné acerca de la discriminacion y los prejuicios que sufrimos por parte de la sociedad.

Nos discriminan y prejuzgan por ser “diferentes”, pero miren esta imagen:

grupo_mujeres

Ahora respondan ¿Son todas iguales? No ¿verdad? Entonces por qué nos llaman diferentes referiendose a nuestras particularidades!!! Ni siquiera los que tenemos síndrome de Berardinelli somos iguales!!!

Enfermos? Si, tenemos una condición especial llamada síndrome de Berardinelli. Ahora bien, yo me pregunto Quién es más enfermo: el que discrimina e hiere los sentimientos de niños y jóvenes por apenas no tener grasa en el cuerpo y un aspecto poco usual o nosotros que tenemos el síndrome?

Todos somos seres humanos dignos  de respeto y apoyo aunque seamos minoría. El tener una condición particular, sea cual sea, nos hace más vulnerables  y con mayores necesidades que el resto del común de las personas, necesidades que  los gobiernos de cada país o los organismos correspondientes debieran ayudar a satisfacer como promotores del bienestar de sus ciudadanos y respetuosos de nuestro derechos.

Somos ciudadanos de un país, pertenecemos a una sociedad, tenemos deberes y derechos como tales. No es posible que por nuestra condición se nos nieguen derechos como a la educación, la salud, alimentación etc. Necesitamos del apoyo de los gobiernos y de los organismos pertinentes para hacer valer nuestros derechos, pero mas importante aun. es crear conciencia social. Un pequeño gesto de una persona cualquiera marca la diferencia.

“Has el bien sin mirar al quien dice el refrán.  A veces un pequeño gesto puede hacer la difetencia. Todo parte con un poco de voluntad y empatia”

 

Cinco errores frente a un Berardinelli — 2 noviembre, 2016

Cinco errores frente a un Berardinelli

Cuando las personas están frente a un berardinelli por primera vez cometen ciertos errores debido, principalmente, a los prejuicios y la ignorancia.

Los 5 errores más frecuentes (según mi experiencia) son:

1.Intimidarse por nuestro aspecto físico: Muchas personas se intimidan por nuestra peculiar apariencia, principalmente la de las mujeres. Este es un gran error ya que somos seres humanos como todos; pensamos, sentimos, tenemos habilidades, comemos, bebemos, respirmos como cualquier otro.

2.Pensar y/o decir que padecemos de anorexia o bulimia: Por nuestra delgadez las personas piensan que padecemos de ananorexia, bulimia desnutrición pero en realidad esta condición es propia del síndrome de Berardinelli. Además la musculatura marcada nos diferencia del aspecto de las personas que padecen el trastorno alimenticio de la anorexia.

3.Pensar que comemos poco: Por nuestra delgadez damos la impresión de comer muy poco y de carecer de apetito.

Este error es la prueba qué los prejuicios son apariencias engañadoras, pues tenemos aapetitos voras y nos es difícil llegar a la saciedad debido a la nula o escasa presencia de la hormona leptina en nuestros cuerpos.

4. Darnos mucha comida: Evidentemente si estamos ante una persona muy delgada, con aspecto de desnutrición, vamos a querer que esta persona engorde dándole una mayor cantidad de alimentos. En el momento en que nosotros los berardinelli recibimos más comida estamos contentos pero en realidad es un grave error comer en exceso, principalmente por la elevación de el nivel de azúcar en sangre.

5. Pensar que comemos sólo por ansiedad o gusto: Es difícil de creer que a las 2 horas de haber comido una ración suficiente para cualquier persona nosotros tengamos hambre. La verdad es hambre. Está comprobado científicamente que los Berardinelli tenemos mayor gasto energético que una persona normal y escasa o nula presencia de la hormona leptina lo cual nos hace ser más hambrientos que el resto de las personas.

 

 

 

Una tregua en la dieta — 17 septiembre, 2016

Una tregua en la dieta

Septiembre es el mes de aniversario de este blog y ¿Qué mejor que festejarlo con un pastel light que todos podamos comer? Los invito a hacer una “tregua” en la dieta con esta receta de pastel de chocolate light (libre de azúcar)

Ingredientes:

1 huevo
2 cucharadas (sopa) de leche descremada
1 cucharada (sopa) de chocolate en polvo dieta
1 cucharada (sopa) de aceite
1 cucharada (sopa) edulcorante
1 cucharada (sopa) de almidón de maíz (maizena)
1 cucharada (sopa) extracto de vainilla
1 cucharada (sopa) de harina de trigo
1 cuchara (sopa) de polvos de hornear

Preparación:

En un bol, batir el huevo con un tenedor.
Añadir la leche,  chocolate, aceite, el edulcorante, el almidón de maíz (maizena) y vainilla.
Mezclar bien.
Añadir la harina y, por último, añadir los polvos de hornear delicadamente

Distribuir en tazas de café.
Cocer en el microondas  durante tres minutos a alta potencia (80)
Retirar del horno y de la taza (si se desea) y decorar como guste.

Sugerencia:

Retirar de la taza,partir y rellenar con mermelada o majar libre de azúcar.

bolo-de-caneca-light

 

 

 

 

 

Berardinellis: Esclavos de la dieta — 5 septiembre, 2016

Berardinellis: Esclavos de la dieta

En varias oportunidades he escuchado decir que es fácil lidiar con una enfermedad en que la forma de alimentación, una dieta, es la clave para mantenerte en buenas condiciones. “Es solo no comer eso…” o “tienes que comer poco” suena sencillo de cumplir, pero no lo es, sobre todo para niños que no comprenden porque no pueden comer lo mismo que sus compañeros de colegio o sus amigos y los adolescentes  que se sienten diferentes, avergonzados, se rebelan a su realidad renegando de su enfermedad y poniendo en jaque su vida social.

Las personas que tenemos Síndrome de Berardinelli tenemos que alimentarnos en base a una dieta libre de grasas animales, libre de azúcar y baja en carbohidratos. Tampoco podemos comer libremente, sin importar si quedamos satisfechos o no. Debemos respetar las cantidades indicadas por un profesional de la alimentación, quien las determina a través de una calorimetria.

Durante toda nuestra vida los Berardinellis tenemos que seguir nuestra dieta, desde que nacemos. Al nacer no podemos tomar leche materna debiendo ser reemplazada por leche baja en grasas lo antes posible. Increiblemente ese acto de amor, de apego y de supervivencia innata como lo es succionar los pechos de nuestra madre para ingerir su leche, en un Berardinelli es un daño.

A medida que crecemos se van incorporando a nuestra alimentación frutas, verduras, carnes magras, aceites vegetales bajos en grasas saturadas, libres de colesterol y ricos en grasas polinsaturadas como lo son los aceites de semilla de uva y de oliva.A temprana edad debemos evitar el azúcar. Los niños Berardinellis tienen prohibido disfrutar del dulce sabor de caramelos, helados,chocolates y otras golosinas que los demás niños si y que son parte de la cotidianidad de la infancia, pues siempre funcionan como premio, como calmantes de un llanto, o simplemente como una muestra de cariño. Muchas veces, en el caso de un niño Berardinelli, son motivo de lágrimas y tristeza ya que deben rechazarlas y quedarse viendo como todos los demás las comen.

Hoy en día existen gran cantidad de productos diet y light que nos acercan mas a la normalidad, abriendo mayores posibilidades de sabores y de alimentos a nuestra dieta, pero ¿podemos consumir todos los productos “Light” o “diet” que nos ofrece el mercado? No, la experiencia como lectora de etiquetas me ha enseñado que no siempre los productos “light” o “diet” son aptos para nuestro consumo ya que muchos de ellos son bajos en grasas pero endulzados con azúcar u otros edulcorantes como sacarosa,glucosa, fructosa o jarabe de maíz que son prácticamente lo mismo que el azúcar. Si bien existen productos de pasteleria y golosinas endulzados con sucralosa, acesulfamo de potasio (acesulfamo k) aspartamo, stevia que si podemos consumir, tampoco podemos hacerlo ilimitadamente, es solo una “tregua” a la dieta.

Las frutas tampoco son de libre consumo como muchos piensan. Debemos tener en cuenta la cantidad de carbohidratos y el indice glicémico (alto o bajo) de la fruta. De ello dependerá la porción y la no alteración de nuestra glucosa en la sangre.

Uno de nuestros principales problemas es respetar las porciones de comida que no nos satisfacen debido a nuestra carencia de la hormona leptina que es la encargada de la saciedad. Los Berardinellis sufrimos de hambre, tenemos apetito voraz que nos cuesta mucho controlar. Comemos mucho aunque nuestros cuerpos demuestren lo contrario. Es eso precisamente  una de las principales angustias de nuestros padres y/o cuidadores que no saben como ayudarnos,  convirtiéndose en nuestros enemigos por restringirnos la comida.

Con la dieta sufrimos tanto Berardinellis como nuestros padres y/o cuidadores, pero todo es más fácil si hay unidad y el apoyo de nuestros seres queridos.

La otra cara de ser una Berardinelli — 19 agosto, 2016

La otra cara de ser una Berardinelli

Con el tiempo te das cuenta que todo tiene un lado bueno, que puedes aprender y obtener experiencias positivas aunque sea de algo tan negativo como es una enfermedad. Es evidente que nadie quiere una, ni menos los dolores, pero vivir con ellos día a día también tiene un lado positivo, una cara más amigable que se esconde tras el sufrimiento. Tener Síndrome de Berardinelli no es la excepción.

La vida con una enfermedad crónica te hace más humano, más empático, con mayor grado de conciencia social. Aprendes con tu enfermedad, sobre todo cuando la aceptas, cuando ya dejas de renegar y resistirte a ella. Cuando asumí mi síndrome y tomé conciencia de mi condición particular, no solo aprendí lo propio del síndrome de Berardinelli, también desarrollé  más la capacidad de ponerme en el lugar de otros, de ver más allá de mi nariz y de querer evitar que otras personas con mi misma condición padezcan en carne propia lo que yo he vivido dando como referencia mi propia experiencia. Aprendí a hablar de mi condición sin avergonzarme de mis particularidades y a asumir mis errores.

Tomé conciencia de lo difícil y agotador que resulta ser padre o cuidador de una persona con síndrome de Berardinelli o con cualquier enfermedad crónica, pero también se lo difícil que es ser “paciente” y luchar diariamente con una serie de cosas que para el resto de las personas resulta fácil de cumplir porque lo ven desde afuera.

Aprendí a ser más tolerante con la diversidad. Entendi que todos somos diferentes pero iguales a la vez por el hecho de ser personas. Aprendí que lo importante no es la apariencia física ni como te veas sino como te sientes y como eres como ser humano. Ahí comprendí que los prejuicios son un gran error y un arrebato causado por el ojo que no ve lo que realmente importa porque es invisible a ese órgano. Aprendí a valorar pequeños gestos, cosas simples de la vida, a agradecer .

Comprendí que el comer un”pedacito” de lo prohibido si te hace daño aunque en el minuto no lo notes; que es más fácil la lucha si cuentas con el apoyo de tu familia y seres queridos. Comprendí que uno no puede solo, que necesitamos de la ayuda de los demás pero que si no colocamos de nuestra parte en realidad no habrá nadie que pueda ayudarnos ni menos una pastilla mágica que desaparezca el problema.

Gracias al síndrome he conocido a personas maravillosas de las cuales tengo mucho que aprender, otros mundos, otras realidades, otras historias. He recibido cariño, apoyo, oportunidades, esperanzas. Gracias al síndrome he vivido experiencias que me han fortalecido, que me demostraron que soy capaz de salir adelante y que ese “si me pasa eso me muero” en realidad no es así. La frase “lo que no mata te fortalece” cobra verdadero sentido cuando eres un/a Berardinelli o tienes como fiel compañea cualquier otra enfermedad.

“El Síndrome de Berardinelli si mata pero también fortalece, enseña, tiene un lado positivo aunque a veces no se vea inmediatamente”

Lucia y las maravillas de la leptina — 25 julio, 2016

Lucia y las maravillas de la leptina

Lucia es una pequeña guerrera Berardinelli española de 6 años. Recibe tratamiento con leptina desde sus primeros años de vida gracias a la lucha incansable y valiente  que sostuvo su madre contra el sistema de salud de su país.

La lucha no fue en vano y los resultados obtenidos por Lucia a poco tiempo de iniciado el tratamiento fueron calificados como milagrosos y sorprendentes. Así lo señaló la prensa española en este articulo de La voz de Galicia.

El milagro de Lucía se obró en Santiago

El antes y el después de la niña sevillana tratada en Galicia

  1. R. REDACCIÓN / LA VOZ

26 de diciembre de 2012 05:00

56 votos

Yolanda Morales ha dado por bien empleada la larga lucha que mantuvo con la administración, en ocasiones surrealista y difícil de entender, para que su hija Lucía pudiese ser atendida en la unidad de lipodistrofias del hospital clínico de Santiago, el único de toda España al que el Gobierno de Estados Unidos suministra de forma gratuita una terapia experimental, la leptina, para el tratamiento de los pacientes con esta rara patología. El centro gallego está considerado, en la práctica, como de referencia nacional para la enfermedad, aunque no de forma oficial, lo que obliga a complejos trámites burocráticos para desviar a Santiago enfermos de otras comunidades. Lucía, una niña sevillana de 28 meses, lleva ocho meses recibiendo la leptina y su evolución, aunque esperada, ha sorprendido a todos.

«Ha sido algo alucinante», explica su madre. El cambio físico de la niña es importante, pero lo más importante es el control de sus parámetros médicos. Antes del tratamiento tenía un nivel de 998 de triglicéridos, seis veces más de lo normal, la insulina disparada, la barriga hinchada y riesgo de cardiopatías. Ahora todo está en orden. «Fue espectacular. A los dos o tres meses las analíticas ya mostraban que tenía todos los niveles totalmente regulados. El cambio ya fue importante a los pocos meses. Está perfectamente, el tratamiento le ha cambiado la vida totalmente», asegura, desde Sevilla, Yolanda Morales.

«El médico, David Araújo, ya nos decía por otros casos que la evolución iba a ser buena, pero no pensaba que lo iba a ser tanto», añade la madre.

Yolanda y Lucía no tendrán que volver a Santiago hasta marzo, que es cuando se les acabará el medicamento. Lucía es, probablemente, la niña más pequeña del mundo en recibir leptina para tratar su lipodistrofia.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/12/26/milagro-lucia-obro-santiago/0003_201212G26P24992.htm

Pese a las maravillas de la leptina sobre el organismo de Lucia, Yolanda no está tranquila. Gracias al tratamiento su hija tiene una mejor calidad de vida en cuanto a su salud física, pero lamentablemente no puede defenderla de todas las burlas, risas, insultos y discriminación de la sociedad por el puro hecho de no tener un aspecto común por carecer de grasa corporal.

Si las personas son capaces de herir y discriminar a una niña de solo 6 años , me surge la pregunta ¿quienes son los enfermos, los que tenemos Berardinelli o cualquier condición particular o los que discriminan, prejuzgan, lastiman y ofenden simplemente por intolerancia?