Historia de dolor, abandono y superación — 8 diciembre, 2016

Historia de dolor, abandono y superación

Las enfermedades raras están en desamparo del interés científico, de la investigación, de las políticas de salud pública, de la industria farmacéutica, de la sociedad y con ello todos quienes padecemos de estas enfermedades, lo cual se traduce en dificultad para los diagnósticos, escases de profesionales que sepan acerca de la enfermedad, no acceder a tratamientos clínicos adecuados por falta de recursos económicos, fármacos de alto costo, prejuicios, rechazos, soledad.

Sin duda la ignorancia científica y social causa daño físico y espiritual. Necesitamos de la investigación científica, del compromiso medico, de la difusión social pero sobre todo de la empatia y la voluntad de todos para que historias como la de Patricia Karina Lucero no se repita.

“Hoy tengo 43 años y vivo en Argentina. Casi a partir de los 13 años empecé con todo lo que significa tener Lipodistrofia. Fui diabética supuestamente tipo 1. Surge a raíz de una terrible micosis genital. Mi madre me lleva a la ginecóloga y me cuestiona la especialista preguntándome si estaba embarazada por la gran panza que aun tengo. Ante la negativa de mi parte, me realiza unos análisis donde  mi glucemia es muy elevada. Sumado esto mis ciclos menstruales eran grandes cantidades y muy dolorosas. Sin saber que tenia poloquistosis ovárico. Así, comienza mi travesía de mucho sufrimiento y más anímico.  Mi madre nunca supo que tenia Lipodistrofia y ambas fuimos atendido por la misma médica de muy gran prestigio. Fue una mala medica y ambas vivimos a flor de piel esta enfermedad. Casi a los 16 años, mis triglicéridos subían y subían tanto que se empezó a notar en mi cuerpo, mas los bellos en cara y en todo mi cuerpo….

Mi cuerpo muy distinto a las demás mujeres y no entendía, el porque. Recibí las agresiones hacia mi persona y mis miedos se acrecentaron. En 1993, termine internado por una pancreatitis aguda debido a que mis triglicéridos llegaron a más de 3000. Al mismo tiempo mi madre también recaía en salud y manejaba casi los mismo valores. Fue internada en varias ocasiones, tubo un angioma en el hígado y problemas renales. Acantosis y fue perdiendo la vista, la sensibilidad, presión alta, problemas cardíacos y en el 2004 fallece por problemas de nueropatia. Nunca supo de que tenia Lipodistrofia. Durante ese transcurso, yo sufría por que me sentía y siento como algo raro. La medica que nos atendía no era buena persona, ni dedicada. Fui a un hospital donde lo único que querían sacarme fotos y hacerme tomar miles de medicamentos que no sabían para que eran. Los síntomas de esta enfermedad se propagaban, mi ansiedad por comer era terrible y me depresión por como me veía hacia al mundo, logro que dejara de tener consultas médicas. Me había cansado de que nadie me diera un diagnostico por que sabia muy bien que tenia una enfermedad rara. Peregriné por muchos doctores y me cansé. Tenia un estudio de análisis para hacerme. Tome fuerza y al tener los resultado, todo había empeorado más. La creatinina pasaba de 5 y el filtrado glomerular era del 25%. Fui al nefrólogo y empecé una dieta hipoproteica. Igualmente, en el 2012, empecé a dializar. En ese año, una doctora me dijo que tenia Lipodistrofia y cambió mi dieta y la insulina. Tenia la posibilidad de viajar a E.E.U.U. Tampoco se pudo, por que mi salud estaba muy delicado. Me dialicé tres años. En el 2015 milagrosamente fui trasplantada de riñón y páncreas. Hoy pasó un año y medio. Estoy muy feliz y estoy peleando por la Metreleptin (leptina). Ningún medico se ocupa de mi Lipodistrofia. Solo yo y necesito saber mas y comprender. Hasta ahora nadie me ayuda. NADIE NINGÚN MEDICO !!!! “

Contacto: patriciaklucero@gmail.com

 

 

Anuncios
Reflexiones de una Berardinelli — 19 noviembre, 2016

Reflexiones de una Berardinelli

A raiz del trato negligente frente a necesidades educativas especiales de una pequeña niña con sindrome de Berardinelli por parte de su escuela, nuevamente reflexioné acerca de la discriminacion y los prejuicios que sufrimos por parte de la sociedad.

Nos discriminan y prejuzgan por ser “diferentes”, pero miren esta imagen:

grupo_mujeres

Ahora respondan ¿Son todas iguales? No ¿verdad? Entonces por qué nos llaman diferentes referiendose a nuestras particularidades!!! Ni siquiera los que tenemos síndrome de Berardinelli somos iguales!!!

Enfermos? Si, tenemos una condición especial llamada síndrome de Berardinelli. Ahora bien, yo me pregunto Quién es más enfermo: el que discrimina e hiere los sentimientos de niños y jóvenes por apenas no tener grasa en el cuerpo y un aspecto poco usual o nosotros que tenemos el síndrome?

Todos somos seres humanos dignos  de respeto y apoyo aunque seamos minoría. El tener una condición particular, sea cual sea, nos hace más vulnerables  y con mayores necesidades que el resto del común de las personas, necesidades que  los gobiernos de cada país o los organismos correspondientes debieran ayudar a satisfacer como promotores del bienestar de sus ciudadanos y respetuosos de nuestro derechos.

Somos ciudadanos de un país, pertenecemos a una sociedad, tenemos deberes y derechos como tales. No es posible que por nuestra condición se nos nieguen derechos como a la educación, la salud, alimentación etc. Necesitamos del apoyo de los gobiernos y de los organismos pertinentes para hacer valer nuestros derechos, pero mas importante aun. es crear conciencia social. Un pequeño gesto de una persona cualquiera marca la diferencia.

“Has el bien sin mirar al quien dice el refrán.  A veces un pequeño gesto puede hacer la difetencia. Todo parte con un poco de voluntad y empatia”

 

Cinco errores frente a un Berardinelli — 2 noviembre, 2016

Cinco errores frente a un Berardinelli

Cuando las personas están frente a un berardinelli por primera vez cometen ciertos errores debido, principalmente, a los prejuicios y la ignorancia.

Los 5 errores más frecuentes (según mi experiencia) son:

1.Intimidarse por nuestro aspecto físico: Muchas personas se intimidan por nuestra peculiar apariencia, principalmente la de las mujeres. Este es un gran error ya que somos seres humanos como todos; pensamos, sentimos, tenemos habilidades, comemos, bebemos, respirmos como cualquier otro.

2.Pensar y/o decir que padecemos de anorexia o bulimia: Por nuestra delgadez las personas piensan que padecemos de ananorexia, bulimia desnutrición pero en realidad esta condición es propia del síndrome de Berardinelli. Además la musculatura marcada nos diferencia del aspecto de las personas que padecen el trastorno alimenticio de la anorexia.

3.Pensar que comemos poco: Por nuestra delgadez damos la impresión de comer muy poco y de carecer de apetito.

Este error es la prueba qué los prejuicios son apariencias engañadoras, pues tenemos aapetitos voras y nos es difícil llegar a la saciedad debido a la nula o escasa presencia de la hormona leptina en nuestros cuerpos.

4. Darnos mucha comida: Evidentemente si estamos ante una persona muy delgada, con aspecto de desnutrición, vamos a querer que esta persona engorde dándole una mayor cantidad de alimentos. En el momento en que nosotros los berardinelli recibimos más comida estamos contentos pero en realidad es un grave error comer en exceso, principalmente por la elevación de el nivel de azúcar en sangre.

5. Pensar que comemos sólo por ansiedad o gusto: Es difícil de creer que a las 2 horas de haber comido una ración suficiente para cualquier persona nosotros tengamos hambre. La verdad es hambre. Está comprobado científicamente que los Berardinelli tenemos mayor gasto energético que una persona normal y escasa o nula presencia de la hormona leptina lo cual nos hace ser más hambrientos que el resto de las personas.

 

 

 

Una tregua en la dieta — 17 septiembre, 2016

Una tregua en la dieta

Septiembre es el mes de aniversario de este blog y ¿Qué mejor que festejarlo con un pastel light que todos podamos comer? Los invito a hacer una “tregua” en la dieta con esta receta de pastel de chocolate light (libre de azúcar)

Ingredientes:

1 huevo
2 cucharadas (sopa) de leche descremada
1 cucharada (sopa) de chocolate en polvo dieta
1 cucharada (sopa) de aceite
1 cucharada (sopa) edulcorante
1 cucharada (sopa) de almidón de maíz (maizena)
1 cucharada (sopa) extracto de vainilla
1 cucharada (sopa) de harina de trigo
1 cuchara (sopa) de polvos de hornear

Preparación:

En un bol, batir el huevo con un tenedor.
Añadir la leche,  chocolate, aceite, el edulcorante, el almidón de maíz (maizena) y vainilla.
Mezclar bien.
Añadir la harina y, por último, añadir los polvos de hornear delicadamente

Distribuir en tazas de café.
Cocer en el microondas  durante tres minutos a alta potencia (80)
Retirar del horno y de la taza (si se desea) y decorar como guste.

Sugerencia:

Retirar de la taza,partir y rellenar con mermelada o majar libre de azúcar.

bolo-de-caneca-light

 

 

 

 

 

Berardinellis: Esclavos de la dieta — 5 septiembre, 2016

Berardinellis: Esclavos de la dieta

En varias oportunidades he escuchado decir que es fácil lidiar con una enfermedad en que la forma de alimentación, una dieta, es la clave para mantenerte en buenas condiciones. “Es solo no comer eso…” o “tienes que comer poco” suena sencillo de cumplir, pero no lo es, sobre todo para niños que no comprenden porque no pueden comer lo mismo que sus compañeros de colegio o sus amigos y los adolescentes  que se sienten diferentes, avergonzados, se rebelan a su realidad renegando de su enfermedad y poniendo en jaque su vida social.

Las personas que tenemos Síndrome de Berardinelli tenemos que alimentarnos en base a una dieta libre de grasas animales, libre de azúcar y baja en carbohidratos. Tampoco podemos comer libremente, sin importar si quedamos satisfechos o no. Debemos respetar las cantidades indicadas por un profesional de la alimentación, quien las determina a través de una calorimetria.

Durante toda nuestra vida los Berardinellis tenemos que seguir nuestra dieta, desde que nacemos. Al nacer no podemos tomar leche materna debiendo ser reemplazada por leche baja en grasas lo antes posible. Increiblemente ese acto de amor, de apego y de supervivencia innata como lo es succionar los pechos de nuestra madre para ingerir su leche, en un Berardinelli es un daño.

A medida que crecemos se van incorporando a nuestra alimentación frutas, verduras, carnes magras, aceites vegetales bajos en grasas saturadas, libres de colesterol y ricos en grasas polinsaturadas como lo son los aceites de semilla de uva y de oliva.A temprana edad debemos evitar el azúcar. Los niños Berardinellis tienen prohibido disfrutar del dulce sabor de caramelos, helados,chocolates y otras golosinas que los demás niños si y que son parte de la cotidianidad de la infancia, pues siempre funcionan como premio, como calmantes de un llanto, o simplemente como una muestra de cariño. Muchas veces, en el caso de un niño Berardinelli, son motivo de lágrimas y tristeza ya que deben rechazarlas y quedarse viendo como todos los demás las comen.

Hoy en día existen gran cantidad de productos diet y light que nos acercan mas a la normalidad, abriendo mayores posibilidades de sabores y de alimentos a nuestra dieta, pero ¿podemos consumir todos los productos “Light” o “diet” que nos ofrece el mercado? No, la experiencia como lectora de etiquetas me ha enseñado que no siempre los productos “light” o “diet” son aptos para nuestro consumo ya que muchos de ellos son bajos en grasas pero endulzados con azúcar u otros edulcorantes como sacarosa,glucosa, fructosa o jarabe de maíz que son prácticamente lo mismo que el azúcar. Si bien existen productos de pasteleria y golosinas endulzados con sucralosa, acesulfamo de potasio (acesulfamo k) aspartamo, stevia que si podemos consumir, tampoco podemos hacerlo ilimitadamente, es solo una “tregua” a la dieta.

Las frutas tampoco son de libre consumo como muchos piensan. Debemos tener en cuenta la cantidad de carbohidratos y el indice glicémico (alto o bajo) de la fruta. De ello dependerá la porción y la no alteración de nuestra glucosa en la sangre.

Uno de nuestros principales problemas es respetar las porciones de comida que no nos satisfacen debido a nuestra carencia de la hormona leptina que es la encargada de la saciedad. Los Berardinellis sufrimos de hambre, tenemos apetito voraz que nos cuesta mucho controlar. Comemos mucho aunque nuestros cuerpos demuestren lo contrario. Es eso precisamente  una de las principales angustias de nuestros padres y/o cuidadores que no saben como ayudarnos,  convirtiéndose en nuestros enemigos por restringirnos la comida.

Con la dieta sufrimos tanto Berardinellis como nuestros padres y/o cuidadores, pero todo es más fácil si hay unidad y el apoyo de nuestros seres queridos.

La otra cara de ser una Berardinelli — 19 agosto, 2016

La otra cara de ser una Berardinelli

Con el tiempo te das cuenta que todo tiene un lado bueno, que puedes aprender y obtener experiencias positivas aunque sea de algo tan negativo como es una enfermedad. Es evidente que nadie quiere una, ni menos los dolores, pero vivir con ellos día a día también tiene un lado positivo, una cara más amigable que se esconde tras el sufrimiento. Tener Síndrome de Berardinelli no es la excepción.

La vida con una enfermedad crónica te hace más humano, más empático, con mayor grado de conciencia social. Aprendes con tu enfermedad, sobre todo cuando la aceptas, cuando ya dejas de renegar y resistirte a ella. Cuando asumí mi síndrome y tomé conciencia de mi condición particular, no solo aprendí lo propio del síndrome de Berardinelli, también desarrollé  más la capacidad de ponerme en el lugar de otros, de ver más allá de mi nariz y de querer evitar que otras personas con mi misma condición padezcan en carne propia lo que yo he vivido dando como referencia mi propia experiencia. Aprendí a hablar de mi condición sin avergonzarme de mis particularidades y a asumir mis errores.

Tomé conciencia de lo difícil y agotador que resulta ser padre o cuidador de una persona con síndrome de Berardinelli o con cualquier enfermedad crónica, pero también se lo difícil que es ser “paciente” y luchar diariamente con una serie de cosas que para el resto de las personas resulta fácil de cumplir porque lo ven desde afuera.

Aprendí a ser más tolerante con la diversidad. Entendi que todos somos diferentes pero iguales a la vez por el hecho de ser personas. Aprendí que lo importante no es la apariencia física ni como te veas sino como te sientes y como eres como ser humano. Ahí comprendí que los prejuicios son un gran error y un arrebato causado por el ojo que no ve lo que realmente importa porque es invisible a ese órgano. Aprendí a valorar pequeños gestos, cosas simples de la vida, a agradecer .

Comprendí que el comer un”pedacito” de lo prohibido si te hace daño aunque en el minuto no lo notes; que es más fácil la lucha si cuentas con el apoyo de tu familia y seres queridos. Comprendí que uno no puede solo, que necesitamos de la ayuda de los demás pero que si no colocamos de nuestra parte en realidad no habrá nadie que pueda ayudarnos ni menos una pastilla mágica que desaparezca el problema.

Gracias al síndrome he conocido a personas maravillosas de las cuales tengo mucho que aprender, otros mundos, otras realidades, otras historias. He recibido cariño, apoyo, oportunidades, esperanzas. Gracias al síndrome he vivido experiencias que me han fortalecido, que me demostraron que soy capaz de salir adelante y que ese “si me pasa eso me muero” en realidad no es así. La frase “lo que no mata te fortalece” cobra verdadero sentido cuando eres un/a Berardinelli o tienes como fiel compañea cualquier otra enfermedad.

“El Síndrome de Berardinelli si mata pero también fortalece, enseña, tiene un lado positivo aunque a veces no se vea inmediatamente”

Lucia y las maravillas de la leptina — 25 julio, 2016

Lucia y las maravillas de la leptina

Lucia es una pequeña guerrera Berardinelli española de 6 años. Recibe tratamiento con leptina desde sus primeros años de vida gracias a la lucha incansable y valiente  que sostuvo su madre contra el sistema de salud de su país.

La lucha no fue en vano y los resultados obtenidos por Lucia a poco tiempo de iniciado el tratamiento fueron calificados como milagrosos y sorprendentes. Así lo señaló la prensa española en este articulo de La voz de Galicia.

El milagro de Lucía se obró en Santiago

El antes y el después de la niña sevillana tratada en Galicia

  1. R. REDACCIÓN / LA VOZ

26 de diciembre de 2012 05:00

56 votos

Yolanda Morales ha dado por bien empleada la larga lucha que mantuvo con la administración, en ocasiones surrealista y difícil de entender, para que su hija Lucía pudiese ser atendida en la unidad de lipodistrofias del hospital clínico de Santiago, el único de toda España al que el Gobierno de Estados Unidos suministra de forma gratuita una terapia experimental, la leptina, para el tratamiento de los pacientes con esta rara patología. El centro gallego está considerado, en la práctica, como de referencia nacional para la enfermedad, aunque no de forma oficial, lo que obliga a complejos trámites burocráticos para desviar a Santiago enfermos de otras comunidades. Lucía, una niña sevillana de 28 meses, lleva ocho meses recibiendo la leptina y su evolución, aunque esperada, ha sorprendido a todos.

«Ha sido algo alucinante», explica su madre. El cambio físico de la niña es importante, pero lo más importante es el control de sus parámetros médicos. Antes del tratamiento tenía un nivel de 998 de triglicéridos, seis veces más de lo normal, la insulina disparada, la barriga hinchada y riesgo de cardiopatías. Ahora todo está en orden. «Fue espectacular. A los dos o tres meses las analíticas ya mostraban que tenía todos los niveles totalmente regulados. El cambio ya fue importante a los pocos meses. Está perfectamente, el tratamiento le ha cambiado la vida totalmente», asegura, desde Sevilla, Yolanda Morales.

«El médico, David Araújo, ya nos decía por otros casos que la evolución iba a ser buena, pero no pensaba que lo iba a ser tanto», añade la madre.

Yolanda y Lucía no tendrán que volver a Santiago hasta marzo, que es cuando se les acabará el medicamento. Lucía es, probablemente, la niña más pequeña del mundo en recibir leptina para tratar su lipodistrofia.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2012/12/26/milagro-lucia-obro-santiago/0003_201212G26P24992.htm

Pese a las maravillas de la leptina sobre el organismo de Lucia, Yolanda no está tranquila. Gracias al tratamiento su hija tiene una mejor calidad de vida en cuanto a su salud física, pero lamentablemente no puede defenderla de todas las burlas, risas, insultos y discriminación de la sociedad por el puro hecho de no tener un aspecto común por carecer de grasa corporal.

Si las personas son capaces de herir y discriminar a una niña de solo 6 años , me surge la pregunta ¿quienes son los enfermos, los que tenemos Berardinelli o cualquier condición particular o los que discriminan, prejuzgan, lastiman y ofenden simplemente por intolerancia?

 

 

 

El desamparo de las enfermedades raras — 9 julio, 2016

El desamparo de las enfermedades raras

 

Las enfermedades raras también llamadas enfermedades poco frecuentes o enfermedades huérfanas son aquellas que afectan a una pequeña parte de la población. Son numerosas las enfermedades que entran en esta categoría y según EURODIS la mayor parte de ellas son de origen genético y por ende crónicas como las lipodistrofias.

A raíz del cierre temporal de ASPOBERN (Asociación de padres y personas con Síndrome de Berardinelli) (actualmente re-abierta) me di cuenta del porque son llamadas enfermedades huérfanas las enfermedades que no son comunes: el desamparo, tal como un niño que pierde a sus padres y queda desprotegido.

Las enfermedades raras están en desamparo del interés científico, de la investigación, de las políticas de salud pública, de la industria farmacéutica, de la sociedad y con ello todos quienes padecemos de estas enfermedades, lo cual se traduce en dificultad para los diagnósticos, escases de profesionales que sepan acerca de la enfermedad, no acceder a tratamientos clínicos adecuados por falta de recursos económicos, fármacos de alto costo, prejuicios, rechazos, soledad.

Es difícil encontrar instituciones dedicadas a ayudar de forma integral a las personas y familias que sufren de una enfermedad rara. Las pocas que existen no son masivas y carecen de ayudas para desarrollar su labor. Muchas no tienen recursos económicos para funcionar adecuadamente y carecen del respaldo del gobierno (o quedan en  el olvido) por ser pequeñas, sin un gran número de integrantes, lo cual muchas veces es visto como “no rentable” o “que no vale la pena el gasto o invertir por tan pocos”, ignorando el bien que hace esa institución a quienes necesitamos de ella.

 Un claro ejemplo del desamparo y la desprotección en la que estamos fue la negativa de ayuda de mi Gobierno (Chile) para darme o ayudarme a obtener tratamiento con Leptina. Ni siquiera obtuve una respuesta digna… Tal vez si se tratara de un medicamento masivo hubiese sido diferente, pero como solo somos 3 quienes lo necesitamos en este país…

AELIP (Asociación Española de familiares y afectados de Lipodistrofias) , ASPOSBERN (Asociación de personas con Síndrome de Berardinelli Brasil), Asociación peruana de Lipodistrofias (APELIP), Lipodistrofias en Venezuela  son algunas de las instituciones que acogen a las familias y afectados con Síndrome de Berardinelli y otras lipodistrofias en países como Brasil, España, Perú y Venezuela. Todas sin fines de lucro y con la misión de brindar apoyo en la mayor cantidad de áreas posibles a sus integrantes o por lo menos agrupar a personas que padecemos lipodistrofias para compartir experiencias y sentir que no estamos solos.

¿Cómo es posible que los gobierne no respalden instituciones de bien por pequeñas que sean? ¿Cómo es posible que los gobiernes no vean el trabajo y la importancia de instituciones que solo buscan hacer el bien y apoyar a quienes sufren de enfermedades raras? ¿Por qué los gobiernos no apoyan y estimulan la investigación científica de enfermedades raras? ¿Por qué tanto desamparo a las minorías?

Tal vez sea  porque  las personas normales no saben ni entienden lo que significa cargar con una enfermedad rara; tampoco tienen la capacidad de ponerse en lugar de nosotros y en la de nuestras familias, porque el tener esta clase de enfermedades no solo afecta al paciente sino también a la familia y a los cuidadores. Distinto es vivir en carne propia lo que muchos de nosotros nos toca vivir al ir a un hospital o simplemente al caminar por la calle….

Todos somos seres humanos dignos  de respeto y apoyo aunque seamos minoría. El tener una condición particular como lo es padecer de una enfermedad rara, nos hace más vulnerables y por ende tener mayores necesidades que los gobiernos de cada país debiera ayudar a satisfacer como promotores del bienestar de sus ciudadanos y respetuosos de nuestro derecho a la vida.

Hechos sobre las personas con Síndrome de Berardinelli — 12 junio, 2016

Hechos sobre las personas con Síndrome de Berardinelli

  1.  Un Berardinelli nace, no se hace: Todas las personas que tenemos síndrome de Berardinelli, nacemos con este síndrome, no se puede adquirir de otro modo.
  2. Toda persona con Síndrome de Berardinelli tiene diabetes: La diabetes aparece tarde o temprano debido a la severa resistencia a la insulina que todos padecemos. Es diabetes de difícil manejo y se requieren grandes dosis de insulina para un buen control de los niveles de glucosa.
  3. Naces con Síndrome de Berardinelli y mueres con Síndrome de Berardinelli: El Síndrome es tu fiel compañero durante toda tu existencia ya que es una enfermedad crónica e incurable.
  4. La vida de un Berardinelli es más cara que la de una persona normal: La vida de una persona con Síndrome de Berardinelli es mas cara que la de cualquier persona porque además de tener que gastar regularmente en médicos, medicamentos y exámenes, tenemos que comprar comida especial para nuestra alimentación que es más costosa, por ejemplo el aceite que debemos usar en nuestras comidas debe ser de oliva o pepita de uva.Los productos libres  de grasa o dieteticos son de mayor precio y más escasos que los comunes.
  5. Todos los Berardinellis sufrimos de hambre voraz: Los Berardinelli sufrimos de hambre extrema y nos cuesta mucho lograr la saciedad debido a la escaza o nula presencia de la hormona leptina en nuestro organismo y al gasto energético basal aumentado.
  6. Todos los Berardinellis debemos seguir una dieta especial: Todos los que padecemos este síndrome debemos  alimentarnos con una dieta especial libre de grasas, azucares y baja en sodio. Los carbohidratos son restringidos.
  7. Todos los Berardinelli tenemos venas gruesas y músculos marcados: Al carecer de grasa  corporal los musculos y venas son mas marcados y prominentes.
  8. Más de algún Berardinelli hemos sido blanco de burlas, prejuicios y discriminación alguna vez en la vida: Los prejuicios, burlas y discriminación obedecen principalmente al hecho de tener  un aspecto físico inusual, carente de grasa.

  9. Todo Berardinelli tiene características físicas acromegaloides: Esta característica a veces puede ser muy evidente o discreta. Consiste en el agrandamiento de manos, pies, mandíbulas entre otras.
  10. Las personas con Síndrome de Berardinelli tenemos nula o escaza presencia de leptina en nuestro cuerpo: Una característica del Síndrome de Berardinelli es la carencia total o la presencia mínima de la hormona leptina, también llamada hormona   de la saciedad, en nuestro organismo. Por eso necesitamos inyectarla de manera externa para aumentar nuestros niveles circulantes, mejorando la hipertrigliceridemia (triglicéridos muy elevados),  bajando los niveles de glucosa en sangre, entre otros beneficios.
  11. Los Hombres con Síndrome de Berardinelli no tienen problemas de fertilidad: El problema de infertilidad se produce en las mujeres con Síndrome de Berardinelli debido a alteraciones hormonales.
  12. No todos los Berardinellis tenemos déficit intelectual: La mayoría de los casos con déficit intelectual corresponden a pacientes con mutaciones en el gen BSCL2. No todos tenemos las mismas mutaciones genéticas causantes de esta condición.
  13. Las madres con Síndrome de Berardinelli tienen hijos sanos: Las madres con Síndrome de Berardinelli tienen hijos sanos (sin el síndrome) ya que este es autosómico recesivo, es decir, que para manifestarse la enfermedad tanto el padre como la madre deben ser portadores del gen defectuoso causante de la lipodistrofia congénita generalizada.
  14. Todos los Berardinelli carecemos de tejido adiposo: La principal característica física del síndrome de Berardinelli o lipodistrofia congénita generalizada es la carencia de tejido adiposo (grasa) de manera generalizada en nuestro cuerpo.
  15. Los Berardinelli somos llamados así no por llevar ese apellido sino por padecer Síndrome de Berardinelli, el cual fue descubierto por el medico brasileño Waldemar Berardinelli.
  16. Los Beraradinelli tenemos en ciertas partes del cuerpo la piel más gruesa y oscura: El aspecto de “suciedad” en los lugares de flexion y pliegues del cuerpo en verdad no es suciedad ni nada parecido. Es una consecuencia de la resistencia a la insulina llamada Acantosis nigricans.
  17. Los Berardinelli tenemos ausencia o minima bola de bichat y facies triangulares: No tenemos o muy poco “cachetes”. Nuestro rostro es alargado y de forma triangular.
  18. Las principales causas de muerte de laspersonas con Sindrome de Berardinelli son por las complicaciones hepaticas y pancreaticas: Las principales causas de muerte de los Berardinelli son las complicaciones en el higado como la cirrosis hepatica y en el páncreas como la pancreatitis debido a la hipertrigliceridemia.
  19. Los Berardinelli tenemos el vientre abultado: Muchos se han burlado del que seamos “barrigones” o piensan de nosotras las mujeres que estamos embarazadas sin estarlo. Esta condicion se debe a que tenemos el higado grande (hepatomegalia)
  20. Algunos Berardinelli tienen hiprglosia: La lengua gruesa y gorda es una caracteristica del Sindrome de Berardinelli que no todos tienen. Esto dificulta la pronunciasiónn correcta de las palabras.
  21. Los pacientes con Síndrome de Berardinelli necesitamos tratamiento con Leptina recombinante humana: El tratamiento con esta hormona es nuestra gran esperanza no para sanarnos pero si para mejorar nuestra calidad de vida que dia a dia se deteriora por los nefastos efectos de los trigliceridos tan altos y los altos niveles de glucosa.

“Sin embargo, el hecho más importante es que somos seres humanos, con una condición particular y una apariencia inusual, pero personas que sentimos, pensamos y formamos parte de este mundo”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ser mujer Berardinelli — 3 junio, 2016

Ser mujer Berardinelli

Todos sabemos que las enfermedades solo llegan, no eligen su victima. Tampoco nadie las escoge. Las enfermedades no discriminan raza, clase social, edad, condición económica, ni género. Sin embargo el Síndrome de Berardinelli pareciera ser más cruel con nosotras las mujeres. Yo lo califico como un síndrome machista que favorece más a los varones y busca convertirnos en uno más de ellos, al menos en el aspecto.

Ser una mujer Berardinelli no es tarea fácil, pues hasta implica todo un trabajo psicológico para aceptar nuestro cuerpo que es evidentemente diferente al de una mujer cualquiera. Nuestra condición particular llama la atención de muchas personas que miran con curiosidad nuestro aspecto físico, colocando muchas veces en duda nuestro sexo. Más de alguna de mis compañeras de lucha  se ha visto en la necesidad de responder a la pregunta de si es hombre o mujer o ha pasado un mal momento por esta causa.

No calzamos con los canones de belleza establecidos por la sociedad. Distamos mucho del ideal o de las expectativas de un hombre en ese ámbito. Nos sentimos como cualquier mujer hasta que alguien repara en nuestras particularidades anatómicas, haciéndonos notar la diferencia de alguna u otra forma, afectando nuestra autoestima sobre todo si esto ocurre en la adolescencia, una de las etapas complejas de la vida debido a todos los cambios que se experimentan. Esto muchas veces nos hace ser tímidas, inseguras, temerosas del rechazo. Muchas quieren proyectar una imagen corporal que no es real pero que es el ideal de ellas, viéndose a si mismas en fotografías de mujeres bellas.

Los miedos, la inseguridad, la timidez, la vulnerabilidad de las personas que tenemos una condición particular son puntos en contra a la hora del amor. Pese a que en esa materia no basta con tener belleza física o un cuerpo perfecto, hay que reconocer que todo parte por la visión, aunque una personalidad atractiva también puede ser el inicio de algo.

La maternidad es un privilegio de pocas mujeres Berardinelli. En la mayoría de los casos  hay problemas de infertilidad, ovario poliquistico o embarazos que no llegan a termino. Lograr el embarazo y mantenerlo es un reto. Sin embargo, no es un imposible, pues existen madres biológicas  con el síndrome que han dado a luz a más de un bebé sano. Los hijos de madres Berardinelli no nacen con el síndrome ya que es autonómico recesivo, es decir, ambos progenitores deben tener el gen defectuoso causante de de la lipodistrofia congénita generalizada para que la enfermedad se manifieste.

El embarazo de una mujer Berardinelli es calificado como de alto riesgo, ya que existen factores que pueden perjudicar la salud tanto de la madre como la del feto, por lo cual debe ser muy controlado. Los niveles de glucosa deben mantenerse lo más bajo posible para evitar el crecimiento excesivo del feto. La dieta debe ser estricta y de tal forma que aporte los nutrientes necesarios para  mantener en buenas condiciones a la madre y permitir el desarrollo normal del hijo que está en el vientre. Resulta difícil lidiar con los deseos de comer algo especial o especifico y con las cantidades ínfimas de comida que deben consumir para mantener buenos niveles de glucosa en la sangre y no perjudicar a la criatura que cargan en su vientre.

El Sindrome de Berardinelli puede acabar con el deseo de la maternidad, cambiar nuestra apariencia física, pero no nuestra esencia porque ser mujer va más allá de tener una cintura pequeña, caderas amplias, rostro fino o pechos grandes. Ser mujer es tener corazón, inteligencia, garra, coraje y fuerza. Todo eso y más tenemos las mujeres Berardinelli ¡Guerreras desde nuestro nacimiento!

93790714_10138_57980108_3906