Una tregua en la dieta — 17 septiembre, 2016

Una tregua en la dieta

Septiembre es el mes de aniversario de este blog y ¿Qué mejor que festejarlo con un pastel light que todos podamos comer? Los invito a hacer una “tregua” en la dieta con esta receta de pastel de chocolate light (libre de azúcar)

Ingredientes:

1 huevo
2 cucharadas (sopa) de leche descremada
1 cucharada (sopa) de chocolate en polvo dieta
1 cucharada (sopa) de aceite
1 cucharada (sopa) edulcorante
1 cucharada (sopa) de almidón de maíz (maizena)
1 cucharada (sopa) extracto de vainilla
1 cucharada (sopa) de harina de trigo
1 cuchara (sopa) de polvos de hornear

Preparación:

En un bol, batir el huevo con un tenedor.
Añadir la leche,  chocolate, aceite, el edulcorante, el almidón de maíz (maizena) y vainilla.
Mezclar bien.
Añadir la harina y, por último, añadir los polvos de hornear delicadamente

Distribuir en tazas de café.
Cocer en el microondas  durante tres minutos a alta potencia (80)
Retirar del horno y de la taza (si se desea) y decorar como guste.

Sugerencia:

Retirar de la taza,partir y rellenar con mermelada o majar libre de azúcar.

bolo-de-caneca-light

 

 

 

 

 

Anuncios
Berardinellis: Esclavos de la dieta — 5 septiembre, 2016

Berardinellis: Esclavos de la dieta

En varias oportunidades he escuchado decir que es fácil lidiar con una enfermedad en que la forma de alimentación, una dieta, es la clave para mantenerte en buenas condiciones. “Es solo no comer eso…” o “tienes que comer poco” suena sencillo de cumplir, pero no lo es, sobre todo para niños que no comprenden porque no pueden comer lo mismo que sus compañeros de colegio o sus amigos y los adolescentes  que se sienten diferentes, avergonzados, se rebelan a su realidad renegando de su enfermedad y poniendo en jaque su vida social.

Las personas que tenemos Síndrome de Berardinelli tenemos que alimentarnos en base a una dieta libre de grasas animales, libre de azúcar y baja en carbohidratos. Tampoco podemos comer libremente, sin importar si quedamos satisfechos o no. Debemos respetar las cantidades indicadas por un profesional de la alimentación, quien las determina a través de una calorimetria.

Durante toda nuestra vida los Berardinellis tenemos que seguir nuestra dieta, desde que nacemos. Al nacer no podemos tomar leche materna debiendo ser reemplazada por leche baja en grasas lo antes posible. Increiblemente ese acto de amor, de apego y de supervivencia innata como lo es succionar los pechos de nuestra madre para ingerir su leche, en un Berardinelli es un daño.

A medida que crecemos se van incorporando a nuestra alimentación frutas, verduras, carnes magras, aceites vegetales bajos en grasas saturadas, libres de colesterol y ricos en grasas polinsaturadas como lo son los aceites de semilla de uva y de oliva.A temprana edad debemos evitar el azúcar. Los niños Berardinellis tienen prohibido disfrutar del dulce sabor de caramelos, helados,chocolates y otras golosinas que los demás niños si y que son parte de la cotidianidad de la infancia, pues siempre funcionan como premio, como calmantes de un llanto, o simplemente como una muestra de cariño. Muchas veces, en el caso de un niño Berardinelli, son motivo de lágrimas y tristeza ya que deben rechazarlas y quedarse viendo como todos los demás las comen.

Hoy en día existen gran cantidad de productos diet y light que nos acercan mas a la normalidad, abriendo mayores posibilidades de sabores y de alimentos a nuestra dieta, pero ¿podemos consumir todos los productos “Light” o “diet” que nos ofrece el mercado? No, la experiencia como lectora de etiquetas me ha enseñado que no siempre los productos “light” o “diet” son aptos para nuestro consumo ya que muchos de ellos son bajos en grasas pero endulzados con azúcar u otros edulcorantes como sacarosa,glucosa, fructosa o jarabe de maíz que son prácticamente lo mismo que el azúcar. Si bien existen productos de pasteleria y golosinas endulzados con sucralosa, acesulfamo de potasio (acesulfamo k) aspartamo, stevia que si podemos consumir, tampoco podemos hacerlo ilimitadamente, es solo una “tregua” a la dieta.

Las frutas tampoco son de libre consumo como muchos piensan. Debemos tener en cuenta la cantidad de carbohidratos y el indice glicémico (alto o bajo) de la fruta. De ello dependerá la porción y la no alteración de nuestra glucosa en la sangre.

Uno de nuestros principales problemas es respetar las porciones de comida que no nos satisfacen debido a nuestra carencia de la hormona leptina que es la encargada de la saciedad. Los Berardinellis sufrimos de hambre, tenemos apetito voraz que nos cuesta mucho controlar. Comemos mucho aunque nuestros cuerpos demuestren lo contrario. Es eso precisamente  una de las principales angustias de nuestros padres y/o cuidadores que no saben como ayudarnos,  convirtiéndose en nuestros enemigos por restringirnos la comida.

Con la dieta sufrimos tanto Berardinellis como nuestros padres y/o cuidadores, pero todo es más fácil si hay unidad y el apoyo de nuestros seres queridos.