Mi gobierno es una vergüenza — 13 abril, 2016

Mi gobierno es una vergüenza

Tengo Síndrome de Berardinelli Seip o Lipodistrofia congénita generalizada. Soy Chilena. Necesito para mi y otras personas de mi país con mi síndrome u otro tipo de lipodistrofia generalizada tratamiento con Leptina recombinante humana llamada comercialmente Myalept para mejorar nuestra calidad de vida. Pedí al gobierno de mi país ayuda para poder costear este medicamento de alto costo y que solo es posible obtener en Estados Unidos.
La respuesta es simplemente un a vergüenza, una burla, un insulto, pues la carta que recibí en contestación a mi petición me indica que debo cambiarme al sistema de salud publica para obtener tratamiento clínico y farmacológico, que por supuesto, no contempla la leptina. Mi solicitud fue clara: Necesito adquirir el medicamento Myalept (Leptina). La única información referente a ello es que no tiene registro ISP (Registro sanitario en el Instituto de Salud Publica) y que por tanto no se comercializa en Chile. Precisamente la ayuda que pido es esa, que la traigan a Chile y me ayuden a costearla.
Jamás pedí cambiarme de sistema de salud, asesoría medica ni nada parecido porque tengo la fortuna de contar con facultativos que saben de mi enfermedad, su tratamiento y puedo adquirir por mis medios los medicamentos que uso diariamente, nada de lo cual puedo obtener en el servicio de salud publica que solo ofrece lo más básico y al cual ya pertenecí una vez, con malos resultados que deterioraron más mi condición de salud. A raíz de esta mala experiencia y en un acto de desesperación ante mi malestar físico producto de la negligencia de los médicos de este sistema de salud, busqué ayuda en la web tratando de contactar a personas que supieran acerca de mi síndrome. Así fue como como conocí a mi actual medico tratante y a excelentes profesionales dispuestos a ayudarme. Lo que no encontré en el servicio de salud publica lo encontré en la salud privada. Más opción no tuve, pues era mi vida la que estaba en riego y mi cuerpo el que estaba pagando consecuencias.
Como verán la respuesta obtenida por mi gobierno es una burla y deja bastante que desear. Todos los chilenos sabemos que el sistema de salud pública en este país es un asco, que ni siquiera ofrece a un trato digno a sus usuarios. Todos sabemos que si no tienes dinero para costear tu salud, simplemente te mueres esperando porque hay casos de urgencia en que no te puedes dar el lujo de esperar años para recibir un tratamiento.
Es evidente que con la contestación que obtuve no hay ni siquiera entendimiento de mi solicitud ni menos voluntad de ayudarme con Myalept, que es mi esperanza y la de muchos Berardinelli para vivir más y mejor.

Dibujo