He aquí mi pequeño homenaje a todos mis compañeros de lucha con pocos años de edad y a sus madres.

Pequeños Berardinelli en porte y en sus años de vida que ya deben lidiar con agujas, dieta, con el hambre insaciable, los prejuicios y la ignorancia, pero valientes, grandes en su espíritu de lucha, en sus fuerzas, en sus ganas de vivir, en su espíritu de superación ¡Grandes guerreros!

Anuncios